Articulo

 

Reflexiones por la paz

Solo si tu corazón está en paz, puedes darla a los demás.

La paz se nutre del silencio, de la serenidad y la sensibilidad.

 

Silencio para poder escuchar lo que el otro quiere decir.

Silencio para descubrirse a si mismo, para limar asperezas y dejar aflorar lo bueno que todos llevamos dentro.
Silencio para dejar hablar a la naturaleza. (El canto de los pájaros, la lluvia cuando cae, el ulular del viento, el sonido del mar), hay tanta paz en ella. Solo es cuestión de sentirla.

 

Serenidad para afrontar los avatares de la vida.

Serenidad para elegir lo correcto entre tanto facilismo y falsedades.

Serenidad para reflexionar sobre el pasado con la vista puesta en el futuro.

Serenidad para disfrutar de cosas simples: una puesta de sol, un amanecer, un paisaje, un niño que nace.

La vida misma es un canto de esperanza, aceptarla con naturalidad es nuestro mayor desafío.


Sensibilidad para cuidar la vida.

Sensibilidad para celebrarla cada día y permitirnos crecer en el amor y el conocimiento.

Sensibilidad para convivir con nuestras diferencias ya sea de raza, de cultura, de religión, etc.

Si amas la vida trabajarás por la paz.

Tu propia paz, la de tu hogar, la de tu país y la del mundo están enlazadas entre sí.
 

Trabajar por la paz es mirar al otro con los ojos inocentes de un niño pero con la sabiduría pródiga de un anciano.

Trabajar por la paz es un esfuerzo constante por entender la humanidad del otro.

Trabajar por la paz es el único camino para aceptar nuestra condición humana sin juzgar a los demás.

 

Las revoluciones más autenticas que ha tenido la historia de la humanidad se han hecho enarbolando la bandera de la paz, de la no violencia.

Si sembramos en nuestras generaciones futuras la semilla de la tolerancia, de la dignidad y el respeto por las diferencias estaremos trabajando por la paz.

Desde el lugar y el momento en que nos toque vivir tratemos de ser el vehículo para lograrla, en un intento por un mundo más justo para todos.   
                                                                                                                                                                                                                 
   Elena Kohen
 

Este articulo fue leído ante el Primer Ministro Sr. José María Neves en el Palacio de la Cultura de la Ciudad de Praia, Cabo Verde, África

Participan del evento:
Sr. Embajador de la  Republica de Cuba, Sra. Ministra de Asuntos Exteriores, Sr. Ministro de Educación Manuel Barbosa Borges, Sr. Ministro de Cultura Jorge Tolentino, Sr. Mauricio Battistelli artista plástico, Sra. Elena Kohen, Sr. Primer Ministro José María Neves. Estaban presente el Director de Promoción cultural y Director del Palacio de la Cultura Sr. José María Barreto, Sra. Fernanda Diaz Directora de la Comunicación Social, invitados, prensa escrita, radial y televisiva. Más...